El estilo de mi fotografía es más fácil, divertido, fresco, romántico y emotivo. Intento capturar la esencia de las parejas de una manera más natural y relajada, sin poses.

El día de la boda trato ser invisible para poder captar todos los momentos con la mayor naturalidad posible, es por eso que considero muy importante hacer la sesión casual previa a la boda, ya que de esta manera podemos llegar a conocernos más y que el día del evento se sientan más relajados, con la confianza de que no soy solo una extraña detrás de la cámara quien está tomando sus fotos.

Mi trabajo es para las parejas que se aman, que quieren disfrutar el día de su boda, que celebran y se divierten, que desean tener documentados los momentos más importantes y significativos de su vida desde los preparativos hasta el festejo y que piensan en sus fotografías como un legado visual que tendrán para siempre, para ellos y su familia.

Pondré mi corazón en cada una de las tomas y que así tengan el mejor recuerdo para mostrar a sus nietos.